Gorsy Edú escucha la selva

30 octubre, 2012

Por Gabriel Tosar

Escucha la selva, dijo mi abuelo. Con la atención con que ella te escucha.
Parecía entusiasmado.
Ah, los pájaros nos acompañan. Eso ayuda pero también puede ponernos en peligro.
Se distrajo un instante. Y los animales con dientes, pregunté.
Los animales si no respetan una cosa, respetan otra. Pero lo que todos, todos, respetan es el ritmo.
Este tambor, tocó mi pecho, es tu primer tambor. Lleva y trae pasado y futuro. Tam tam.
Se rio un poco pero no supe de qué. Me asusté un poco pero no supe por qué.
Cuando lleguemos a la choza de hojas, te mostraré el silencio, práctico el silencio, vas a ver.
También otros instrumentos. Cada cual con su carácter.

Empecé a notar que aquello iba en serio.
En días intensos aprenderás a tocarlos. Así me pasó a mí cuando vine por acá con mi abuelo, viejito él … Respiró hondo.
Pero mejor que lo sepas ahora, tú serás el percusionista de la aldea.
Más y más espesura. Pero mi abuelo seguía adelante como si hubiera sendero.
Sin que nadie nos moleste salvo el hambre o la sed, te enseñaré lo que ya sabes.
Y habrás entendido lo más difícil.

Dicho eso nos detuvimos. Mi abuelo dormitó sobre troncos caídos.
Hasta que, irguiéndose de un salto y tomándome de un brazo, reanudamos la marcha.
¿Oscurecía?
Apuramos el paso. Mi abuelo solo agregó algo, si mal no recuerdo:
Cuando el sonido se acerca no hay tiempo que perder.

a Teo

“El que tiene un abuelo tiene un tesoro”
El percusionista

En su unipersonal, Gorsy Edú cuenta cómo su abuelo le transmitió el arte del sonido.
Lo hace con los recursos rítmicos y participativos del teatro de Guinea Ecuatorial,
cuya función es entretener, formar e informar. En la lengua oficial del país: español.

Manzana de las Luces, viernes 16 y 23 de noviembre de 2012

/ Ilustración: Julia Masvernat y dmp

Anuncios

Escenarios / Los libros caen como naipes en el piso, la mochila se aliviana. Una pequeña tropa de futuros oyentes observa al tarotista preparando su menú, entre susurros. Libros en el piso “como monstruos molidos por los esfuerzos de un cansancio”, que Nicolás Dominguez Bedini, poeta, dj, perfomer, hilará con su voz. ¿Un titiretero de palabras?
Abrigado por la guitarra con pedales de Fernado Lamas y el bajo de Hernán Balzarotti (formación reducida de PAAR para la ocasión), Nicolás sube y baja versos, los enlaza en el aire, azarosamente. Y en ese montaje el sonido se edifica como una pequeña gran oda a los sueños que invoca caballos descarnados, golosinas pasadas, pesadillas, los lamentos de un mendigo de wasabi (“oh verde kriptonita, no nos abandones”) en el barrio chino, la revolución de un puñado de abejas en una panaderia.

Fue el miércoles 10 de octubre, en Naranja Verde (Av. Santa Fe 1284, CABA, Buenos Aires, Argentina), durante la inauguración de la muestra de fotos del proyecto “También Dormimos”. Registro Audiovisual: Mauro Balzarotti

Para ir agendando: PAAR tocará la noche de viernes 26 de octubre en Zona Sur, más precisamente en el bar El Carguero de la localidad de Burzaco …

Bagoso, el cordial anfitrión de Orgy in Rhythm, es artista de circo, pasa su tiempo entre payasos, malabaristas tragafuego, chimpancés y mujeres barbudas. Su espíritu libertino lo ha llevado a coleccionar y compartir una gran cantidad de música descatalogada. Sutil orgía de ritmos que desborda la Red en este sitio, tan público y tan secreto. Bajar, por ejemplo, House on Elm Street del Harold Johnson Sexteto, jazz con un toque latino de la costa oeste yanqui, o la inconseguible banda sonora de una película funky de 1974, puro suspenso fantástico. Avant jazz japonés, como el del trío de Masarau Imada, o las jams calientes de Mantequilla y su conjunto.

Flabbergast es el decano de Flabbergasted Vibes (algo así como vibraciones estupefactas) una verdadera academia negra en la que resuena toda la expandida África. Textos bien escritos, algunas anécdotas y mucha y buena información. El LP Harlem River Drive es expuesto para dar cuenta que Eddi y Charlie Palmieri fueron los primeros en fusionar ritmos -y músicos- latinos y negros. También se puede sentir como la melancolía toma nuevas dimensiones con la versión instrumental de “Lamento boricano” en Saia Vermelha de Poly e seu conjunto, o descargar un disco doble de Nara Leao, musa de la bossa nova. Generosa psicodelia tropicalista y funk brasilero. Gemas del Trio Mocoto, Jorge Ben, y del héroe nordestino Jackson Do Pandeiro.

En el subsuelo de toda academia negra suenan los tambores del vudú. “Oro es un dios vudú. Oro representa a los espíritus de los muertos. Oro es invisible. Oro es un vudú musical”, dice el perfil de, no hace falta aclararlo, Oro, el hechicero en jefe de este blog. Muñecos con los ojos atravesados por alfileres nos recuerdan el respeto que debemos a los espíritus de los muertos que habitan este sótano de la web. Discos de toda África concentran un poder pocas veces tan bien documentado: Benin, Camerún, Burkina Faso, Congo, Costa de Marfil, Sierra Leona, Togo, y más. Si no está acá, no es África. Eso sí, sean agradecidos, no sea cosa que la maldición del vudú los deje sordos.

Compartir no es delito!

Unos caen, otros nacen. Para tomar la posta. Para escupir la SOPA, ley corporativa que se llevó puestas miles de perlas que ya creíamos socializadas.

Por Ben Gunn

Folklore de los 4 rumbos y Black Star Liners, dos de los blogs que recomendamos con fervor en el número anterior, por sus valiosos aportes, ya no existen. BSL, lo hemos dicho y aquí lo repetimos, tomó su nombre de un barco que quiso liberar a la cultura africana de su destino de esclavitud y diáspora (al oído 1, pág. 26). Lo hundieron. Queda en nuestra revista el testimonio de su sentido comunitario y su valor historiográfico y político. Pero más allá de la bronca que produce siempre la censura, si algo ha quedado demostrado es que los navegadores de estos espacios, en donde los discos, textos, films, traducciones, etc, se regalan y perpetuan, siempre han tenido más reflejos que toda la policía del copyright junta. Que quede claro, aquí se defiende la gratuidad y el trabajo curatorial, archivista, activista, reorganizador, recuperador y multiplicador de obras. Obras que son mundos desalambrados.