Así que compartir es delito

5 octubre, 2012

Unos caen, otros nacen. Para tomar la posta. Para escupir la SOPA, ley corporativa que se llevó puestas miles de perlas que ya creíamos socializadas.

Por Ben Gunn

Folklore de los 4 rumbos y Black Star Liners, dos de los blogs que recomendamos con fervor en el número anterior, por sus valiosos aportes, ya no existen. BSL, lo hemos dicho y aquí lo repetimos, tomó su nombre de un barco que quiso liberar a la cultura africana de su destino de esclavitud y diáspora (al oído 1, pág. 26). Lo hundieron. Queda en nuestra revista el testimonio de su sentido comunitario y su valor historiográfico y político. Pero más allá de la bronca que produce siempre la censura, si algo ha quedado demostrado es que los navegadores de estos espacios, en donde los discos, textos, films, traducciones, etc, se regalan y perpetuan, siempre han tenido más reflejos que toda la policía del copyright junta. Que quede claro, aquí se defiende la gratuidad y el trabajo curatorial, archivista, activista, reorganizador, recuperador y multiplicador de obras. Obras que son mundos desalambrados.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: